13-02-2014
El cólico del lactante
Problema muy frecuente, que afecta a una cuarta parte de los bebés sanos. Se trata de un llanto de inicio súbito, habitualmente durante la tarde o la noche, que dura de minutos a horas, con flexión de piernas y cerrando los puños, y con normalidad del niño entre los episodios. Surge entre los 15 y 20 días de vida, empeora hasta la sexta semana, para mejorar sobre los 3 meses y desaparecer por completo a los 4. Sobre sus causas se ha postulado mucho, sin que haya un acuerdo sobre qué produce este transtorno que tanta ansiedad y frustración causa en los padres. Podría deberse a la inmadurez propia del recién nacido, unido a una respuesta ansiosa del entorno ante su llanto. Los niños alimentados exclusivamente con lactancia materna tienen una ligera menor incidencia de cólicos, y solo una pequeña parte de los casos acaba siendo debido a una alergia o intolerancia a la proteina de la leche de vaca.
Su tratamiento se basa en tranquilizar a los padres, acompañarles en este proceso, y tener mucha paciencia, ya que la eficacia de los medicamentos y productos naturales que existen en el mercado, no está científicamente probada.
Cuando un bebé con cólicos llora, hay que atenderle inmediatamente, descartar otras causas de malestar, cogerlo en brazos, hacerle suaves masages en la espalda o en el abdomen,mecerlo, dar paseos, transmitirle paz y serenidad, hablarle muy suave,...reconocer que como madre o padre que no puedes más y dejar el niño con otro adulto que esté más tranquilo y relajado( canguros, abuelas, tías,...)y descansar.
Usamos cookies para mejorar la experiencia de usuario. Si continuas navegando, estás permitiendo su uso. Más información